Yogures proteicos, yogures naturales o kéfir cómo elegir el mejor yogur

Disponemos en el mercado una gran variedad de yogures y como consumidores debemos elegir el que mejor se adapte a nuestras necesidades, gustos y que nutricionalmente sean adecuados. Esto sólo lo podremos tener en cuenta si leemos las etiquetas de cada producto.

¿Qué es el yogur?

Es un producto lácteo obtenido por la fermentación láctica de microorganismos específicos de la leche (bacterias ácido lácticas Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus termophilus).

El yogur es un alimento muy nutritivo, ya que, contiene calcio, vitaminas del grupo B, magnesio y fósforo y 3 g de proteínas por 100 gr de yogur.

Hay de muchos tipos (natural, líquido, griego, etc) pero recomendamos el yogur natural sin azúcar, porque  es el que originalmente contiene la leche fermentada y no se le añade ningún otro ingrediente como conservantes o edulcorantes. Los que compramos azucarados o de sabores pueden contener hasta 15 gr de azúcar, por lo que, la mejor opción será añadir nosotros mismos el endulzante (una cucharadita de postre rasa de miel o azúcar si no nos gusta solo que tan solo aporta 5 gr de azúcares) o mejor aún combinar el yogur con frutas!

¿Qué beneficios tiene el yogur sobre la salud?

En varios estudios se ha visto que el consumo de un yogur a diario mejora el sistema inmunitario, (Ayoung 2017), y mejora los síntomas de intolerancia a la lactosa y la prevención y tratamiento de la diarrea en los niños.

Además, los cultivos vivos del yogur o de la leche fermentada mejoran la digestión de la lactosa del producto en las personas con problemas para digerir la lactosa.

En cuanto al contenido en grasa del yogur, cabe destacar que no se asocia el yogur entero a un aumento de peso y que no se reportan mayores beneficios por tomarlo desnatado, al contrario, estamos restando capacidad de absorber calcio porque para esto se necesita vit D y para que esta se absorba, puesto que,  es liposoluble (necesita una grasa para absorberse). Además, en ocasiones compensa el poder saciante de la grasa como en el caso del yogur griego a pesar de que el contenido calórico sea mayor porque nos saciará y comeremos menos.

¿Qué es el Kéfir y en qué se diferencia del Yogur?

Por otro lado, tenemos el kéfir, originario de Europa del Este. Se trata de otra leche fermentada, esta vez por un compuesto simbiótico formado por bacterias y levaduras, por tanto, también es un alimento probiótico saludable y de gran valor nutricional con numerosos beneficios para la salud, ya que contiene muchos compuestos bioactivos y que las personas más intolerantes a la lactosa pueden tomar, puesto que, su fermentación es más larga que la del yogur (hasta 24 horas) y las bacterias fermentan prácticamente toda la lactosa haciendo que el contenido de lactosa en el kéfir sea residual.

¿Por qué el kéfir es tan nutritivo?

Contiene altos niveles de vitamina B12, calcio, magnesio, vitamina K2, biotina, folato, enzimas y microorganismos probióticos, siendo en número mucho mayor que los que encontramos en el yogur, de ahí sus beneficios a nivel intestinal e inmunitario, en la reducción de alergias y prevención de cánceres (Parvez et al. 2006), por ello, su consumo está muy recomendado en personas que presenten patologías digestivas (diarreas, enfermedad de Crohn, SIBO…etc).

¿Tiene beneficios el yogur proteico sobre los demás?

Por definición, un yogur proteico es aquel al que le han añadido más proteína respecto a un yogur natural, pudiendo aumentar en unos 6 gramos/100g la proteína respecto al yogur natural, por lo que, puede ser un buen recurso si necesitamos aumentar el consumo diario de proteínas por estar en una situación que requiera aumentar dicho consumo (desnutrición, deportistas, sarcopenia, patología neuromuscular, menopausia, etc).

No obstante, debemos tener en cuenta que también se añaden más ingredientes (espesantes, colorantes, zumos, fermentos y edulcorantes) entre otros, por lo que se aleja entonces del concepto de yogur y de sus ingredientes básicos y naturales.

Por otro lado, este producto puede costar entre 2 y 4 veces más que el yogur y las proteínas extra que aportan las podemos conseguir de la alimentación habitual fácilmente, de hecho, la población general suele consumir el doble o el triple de lo recomendado en su alimentación habitual sin saberlo.

Yogur, kéfir o yogur proteico: Nuestra recomendación

No podemos indicar qué producto sería el mejor entre los tres anteriormente indicados, ya que en cada caso hay que personalizar, y optar por el que mejor convenga en cada momento. El yogur natural es ya una fuente proteica importante, y con beneficios comprobados en la salud y el kéfir es un alimento muy interesante en ciertas patologías o intolerancias. Si podemos combinar estas dos opciones (yogur natural y kéfir) e incluirlas dentro de una dieta variada, obtendremos los beneficios de estos dos alimentos.
En su caso, el yogur proteico podemos emplearlo cuando tengamos unos requerimientos (necesidades) de proteínas aumentadas, sin olvidarnos de que podemos cubrir estas necesidades con el resto de alimentos proteicos de nuestra dieta habitual (legumbres, frutos secos, huevos, aves, pescados, quinua…)

BIBLIGRAFIA

Ayoung, L. 2017. “Consumption of Dairy Yogurt Containing Lactobacillus Paracasei.Pdf.” Nutrients 9: 558.

Parvez, S., K. A. Malik, S. Ah Kang, and H. Y. Kim. 2006. “Probiotics and Their Fermented Food Products Are Beneficial for Health.” Journal of Applied Microbiology 100(6): 1171–85.

INDICE

Más
Noticias

Ir al contenido