Intolerancias Alimentarias o Transtornos Funcionales Digestivos. ¿Cuándo está indicada una dieta baja en Fodmap?

¿Qué es Fodmap?

Puede que algunos al abrir este post os hayáis preguntado “¿Fodmap? ¿Qué es eso?”, pues bien, el acrónimo FODMAP hace referencia a monosacáridos, disacáridos, oligosacáridos y polioles fermentables entre los que se incluyen: fructanos e inulina, galacto-oligosacáridos, fructosa, polioles (manitol, sorbitol, xilitol, maltitol, entre otros).

Dicho esto, procedemos a contaros más sobre este dieta, así como hablar de Intolerancias Alimentarias o Transtornos Funcionales Digestivos.

¿Por qué no toleramos bien algunos alimentos?

En algunas personas se produce una inadecuada absorción de azúcares o hidratos de carbono de cadena corta contenidos en la dieta (como la lactosa y la fructosa entre otros). Estos, al ser pobremente absorbidos en el intestino delgado, pasan al intestino grueso donde son fermentados rápidamente por las bacterias produciéndose gases y atrapando agua por efecto osmótico. Dan lugar a trastornos funcionales intestinales, que son relativamente frecuentes en nuestra sociedad, caracterizados por dolor, distensión abdominal, y en muchas ocasiones alteraciones del tránsito intestinal. Se trata de un problema frecuente e infradiagnosticado.

El acrónimo FODMAP hace referencia a monosacáridos, disacáridos, oligosacáridos y polioles fermentables entre los que se incluyen: fructanos e inulina, galacto-oligosacáridos, fructosa, polioles (manitol, sorbitol, xilitol, maltitol, entre otros). Algunos pacientes van a presentar una intolerancia clara a un grupo restringido de FODMAP, pero muchos van a presentar intolerancia a varios o a muchos. 

La palabra Dieta hace referencia al conjunto se sustancias alimenticias que como seres vivos tomamos habitualmente.

Por lo tanto, si combinamos estas dos definiciones, podemos concluir que una Dieta baja en FODMAP, va a ser aquella que excluye todos aquellos alimentos que contienen como nutrientes los anteriormente descritos y que son considerados hidratos de carbono fermentables de cadena corta que se utiliza en aquellas personas con síntomas digestivos inespecíficos sin haberse llegado a filiar la etiología, como es el caso del síndrome de intestino irritable.

¡DATO INTERESANTE!
Para la intolerancia a la lactosa y a la fructosa tenemos pruebas diagnósticas para el resto de FODMAP no disponemos de otro método que la exclusión y posterior reintroducción de los alimentos en la dieta.

¿Qué son los trastornos funcionales digestivos?

Los Trastornos Funcionales Intestinales (TFI), son un conjunto de síntomas, que vienen provocados por alteraciones en el normal funcionamiento del aparato digestivo (siendo la estructura de este normal) y que por tanto provocan síntomas molestos como dolor abdominal, hinchazón, distensión y/o alteración de los hábitos intestinales. en los pacientes que los padecen y que, dependiendo de su frecuencia e intensidad, pueden alterar de forma importante la calidad de vida de las personas que los sufren.

Trastornos funcionales digestivos más frecuentes

Los trastornos funcionales, abarcan todo el aparato digestivo, desde el esófago hasta el recto y el ano, siendo los más frecuentes:  

  • Síndrome del intestino irritable: caracterizado por dolor abdominal junto con alteración deposicional (estreñimiento, diarrea o alternancia entre estreñimiento y diarrea) en el que los síntomas son crónicos y recurrentes. Los más frecuentes asociados son hinchazón y distensión abdominal, flatulencias, síntomas extradigestivos, y muy importante, suelen existir desencadenantes.
  • La dispepsia funcional: dolor o “sensación molesta” en la boca del estomago de forma continua o intermitente y que conlleva la aparición de saciedad precoz (el paciente en incapaz de acabar una ración normal de comida completa), pesadez post prandial (pesadez estomacal que incomoda, al acabar o antes de acabar la comida) y ardor estomacal (acidez). Pueden aparecer también los síntomas de eructos, sensación nauseosa o hinchazón abdominal.

Diagnóstico y Tratamiento

Lo recomendado es acudir a un médico digestivo quien efectuará distintas pruebas (con el fin de descartar otras patologías) como análisis de sangre en heces y/o colonoscopia, panendoscopia oral, ecografía, scanner.

Tras ser descartadas otras patologías el tratamiento ideal pasa por modificaciones en el estilo de vida (ejercicio físico y manejo del estrés) además de una alimentación específica como la Dieta baja en FODMAP para estos trastornos y de farmacología cuando esté indicado.

Si el estrés está suponiendo un problema en tu vida diaria y notas que te está afectando a la alimentación, tenemos un programa planteado para este tipo de situaciones. ¡Descubre nuestro programa de alimentación consciente pinchando AQUÍ!

¿Cuándo está indicada una Dieta baja en FODMAPs?

Este tipo de Dieta se ha estudiado como parte del tratamiento o alternativa terapéutica en las siguientes patologías:

  • SIBO o sobrecrecimiento bacteriano
  • Síndrome de Intestino Irritable (SII)
  • Enfermedades Inflamatorias Intestinales (Crohn y colitis ulcerosa)
  • Intolerancia a los alimentos que contienen hidratos de carbono de cadena corta

Objetivos de la dieta baja en FODMAP y recomendaciones generales

El objetivo consiste en reducir la ingesta de FODMAP hasta un nivel en el que no se produzca clínica (síntomas). La intolerancia a los FODMAPs es de carácter individual, por lo que puede variar en gran medida en distintos individuos.

La dieta baja en FODMAPs es una dieta equilibrada, ya que incluye la ingesta de cereales, frutas y verduras que tienen bajo contenido en este tipo de azucares o de hidratos de carbono, permitiendo de este modo, aportar la cantidad de vitaminas y minerales necesarias para cubrir requerimientos diarios. 

¿Qué alimentos se pueden comer libremente en la dieta FODMAP?

Esta permitido la toma sin restricción de carne, pescado, huevos, así como leche y derivados lácteos sin lactosa y frutas, verduras, cereales, legumbres, tubérculos, frutos secos y semillas y endulzantes con bajo contenido en FODMAP.

Los azúcares que se consideran FODMAPs son: 

  • Fructosa: presente en frutas, miel, siropes, o en productos para diabéticos. 
  • Lactosa: Principalmente en productos lácteos y en numerosos alimentos procesados industrialmente. 
  • Fructanos: Presentes en algunos alimentos como el trigo, cebolla, ajos, etc. 
  • Galactanos: Presentes en las legumbres como las judías, lentejas, soja, etc. 
  • Polioles: Se utilizan como aditivos en dulces y golosinas en forma de sorbitol, manitol, y de forma natural en frutas con hueso como albaricoques, cerezas, nectarina, ciruelas, aguacate o melocotón. 

¿Qué alimentos contienen FODMAPs?

A continuación os dejamos una tabla con todos los alimentos que con bajos o altos en FODMAPs:

La ingesta diaria total de FODMAP en una dieta habitual varía de 15g a 30g. Puede ocurrir que si tomamos unas fresas o una ensalada de cous cous, no tengamos ningún síntoma específico, pero consumir por ejemplo unas rebanadas de pan integral, una ensalada y unas fresas en la misma comida, puedan desencadenar un brote de SII.

Por ello es de vital importancia el consejo y pauta de un Dietista Nutricionista (D-N) para poder ir poco a poco estableciendo y diseñando de forma personalizada la combinación de alimentos más adecuada en cada caso y realizar cambios significativos en el estilo de vida que favorezcan el bienestar y calidad de vida.

Fases de la Dieta baja en FODMAPS

El tratamiento dietético consta de dos fases:

  1. Eliminación completa de todos aquellos alimentos que contienen FODMAPS durante un periodo de tiempo de entre 2-6 semanas.
  2. Reintroducción paulatina de los alimentos retirados, según tolerancia individual, por lo que el tratamiento debe ser lo más personalizado posible.

Para garantizar la adecuación nutricional a largo plazo, es fundamental que esta segunda fase de reintroducción de alimentos sea supervisada por un D-N experto en la materia.

¿Cómo sería una semana de dieta FODMAP?

Si os preguntáis como sería una semana siguiendo la dieta FODMAP, a continuación os dejamos un ejemplo de menú semanal:

Consideraciones especiales

Comidas fuera de casa

Hay que tener en cuenta en qué fase del tratamiento nos encontramos y según la pauta que se haya acordado con el D-N, así se podrá elegir el menú que más convenga. En caso de acudir a un restaurante hay que leer siempre los ingredientes de la carta y preguntar en caso de duda qué ingredientes tiene cada plato. 

No hay que olvidar que es una situación temporal y que este proceso de restricción ayudará a mejorar el estado de salud y calidad de vida.

El D-N podrá asesorar en todo momento y dar pautas prácticas en estos casos e individualizar el menú según preferencias alimentarias y fase en la que nos encontremos.

Dieta baja en FODMAP vegetariana

Si seguimos una dieta vegetariana y necesitamos llevar a cabo una dieta baja en FODMAPs, hay que tener en cuenta que tiene ser lo más adecuada nutricionalmente. Las legumbres son una de las principales fuentes proteicas de las dietas vegetarianas, por lo que se deben de buscar fuentes alternativas de proteínas como derivados de la soja, bebidas vegetales, frutos secos y semillas permitidos en esta fase, quinua, lácteos sin lactosa y huevos.

Dieta FODMAPs en niños

En el caso de niños, se propone que la duración de la fase restrictiva sea de 2 semanas en lugar de 4-6 semanas como se propone en la población adulta. De esta forma se minimizan los posibles riesgos nutricionales y se facilita así el cumplimiento, relacionándose así con un mejor control de los síntomas. La reintroducción progresiva de alimentos se aconseja se realice bajo supervisión médico-dietética y seguimiento nutricional muy cercano.

Nuestra recomendación

Como hemos estado comentando a lo largo de este post, este tipo de dietas deberían ir prescritas por un Profesional Dietista-Nutricionista que sepa de la materia y te pueda asesorar de forma correcta, para estar en todo momento seguro y sin poner en riesgo tu salud.

Este tipo de dietas y asesoramiento mejoran mucho la calidad de vida de aquellos que padecen Trastornos Funcionales Intestinales (TFI), ya que pueden hacer vida normal sin tener que programar sus comidas. En nuestra Clínica tenemos un programa dedicado a Intolerancias Alimentarias y los TFI, que puede resultarte de interés. ¡Pincha AQUÍ para descubrir más sobre él!

Por supuesto, si necesitas asesoramiento para comenzar con hábitos saludables o un plan nutricional… ¡Contáctanos! En Clínica Diet estamos a tu disposición y preparados para ayudarte.

Bibliografía

INDICE

Más
Noticias

Ir al contenido