Día Mundial del Cáncer Infantil: Nutrición y control de los efectos secundarios

Control de los efectos secundarios del tratamiento y mantenimiento de una nutrición adecuada

El 15 de febrero se celebra el Día Mundial del Cancer Infantil. En este día, queremos aportar nuestro granito de arena dando algunos consejos sobre nutrición y control de los efectos secundarios que los tratamientos pueden ocasionar en los pequeños.

En este día, también queremos difundir las distintas iniciativas lanzadas por organizaciones y asociaciones como #EnTusManos de la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer, #ByeByeQuimio de Juegaterapia o #PañueloChallenge de Fundación Aladina.

Tratamientos y efectos secundarios en la alimentación

El tratamiento para el cáncer al que se someten los infantes (ya sea quimioterapia, radiación o cirugía) puede ocasionar efectos secundarios que dificulten que ingiera una cantidad suficiente de alimentos. A continuación, adjuntamos algunos de los efectos secundarios e ideas para controlarlos:

Poco apetito

  • Haz comidas más pequeñas, pero más frecuentes y bocadillos entre comidas
  • Intenta cambiar el horario, el lugar y el entorno de las comidas.
  • Permite que su hijo ayude a hacer las compras y preparar las comidas.
  • Ofrécele comidas y colaciones con alto contenido calórico y proteico.
  • Evita obligar a que su hijo coma. Esto puede hacer que el apetito del niño empeore aún más.
  • Transforma el horario de las comidas en un momento feliz.

Llagas en la boca

  • Ofrécele alimentos blandos, fáciles de masticar.
  • Evita alimentos que puedan irritar la boca, incluidos los siguientes:
    • Frutas o jugos cítricos (es decir, naranja, mandarina, pomelo)
    • Alimentos picantes o salados
    • Alimentos ásperos, secos y de textura gruesa (es decir, vegetales crudos, galletas saladas, tostadas)
  • Corta los alimentos en trozos pequeños.
  • Sirve alimentos frío o a temperatura ambiente. Los alimentos calientes pueden irritar la boca y la garganta.
  • Utiliza una licuadora para que los alimentos sean más suaves y fáciles de masticar.
  • Agrega cremas y salsas a los alimentos para que resulten más fáciles de tragar.

Cambios en el gusto

  • Ofrece a tu hijo alimentos salados o sazonados.
  • Utiliza condimentos saborizados en los alimentos.
  • Marina las carnes en jugos de frutas, salsa Teriyaki o aderezo italiano.
  • Intenta servir los alimentos a diferentes temperaturas.
  • Ofrécele alimentos que sean atractivos y huelan bien.
  • Mantén su boca limpia, enjuagándola y cepillándola.

Sequedad en la boca

  • Ofrécele alimentos dulces o amargos y bebidas tales como limonada (salvo que tenga llagas en la boca).
  • Sugiérele dulces duros, chupetines o goma de mascar.
  • Ofrécele comidas más blandas que sean fáciles de tragar.
  • Mantén sus labios humectados con bálsamo labial.
  • Ofrécele sorbos de agua pequeños, pero frecuentes.
  • Escoge alimentos que contengan mucho líquido.

Náuseas y vómitos

  • Selecciona alimentos fáciles de digerir, tales como líquidos transparentes, gelatina, tostadas, arroz, cereales secos y galletas saladas.
  • Evita alimentos fritos, grasosos, demasiado dulces, picantes, calientes o muy saborizados.
  • Ofrécele comidas poco abundantes, pero con mayor frecuencia.
  • Ofrécele sorbos de agua, jugos, bebidas isotónicas u otras bebidas durante todo el día.

Diarrea

  • Evita los alimentos con alto contenido de fibras, incluidos los siguientes:
    • Nueces y semillas
    • Granos integrales
    • Judías y guisantes secos
    • Frutas y vegetales crudos
  • Limita los alimentos fritos, grasosos o salados.
  • Restringe los alimentos que producen gases, como por ejemplo:
    • Judías
    • Coliflor
    • Brócoli
    • Repollo
    • Cebolla
  • Ofrécele líquidos y comidas poco abundantes, aunque frecuentes durante todo el día.
  • Reduce la cantidad de leche o de productos lácteos si su hijo presenta intolerancia a la lactosa.
  • Ofrécele gran cantidad de líquidos durante todo el día.

Estreñimiento

  • Ofrécele alimentos con alto contenido de fibras, como por ejemplo:
    • Cereales y panes integrales
    • Frutas y vegetales crudos
    • Pasas de uvas y ciruelas
  • Dale muchos líquidos. Los líquidos calientes suelen ayudar.
  • No quites la piel de los vegetales al cocinarlos.
  • Agrega salvado o germen de trigo a alimentos tales como guisos, cereales o panes caseros.

Cuidado dental

  • Utiliza un cepillo de cerdas suaves y llévale al dentista frecuentemente.
  • Si siente dolor en las encías y en la boca, enjuáguale la boca con agua tibia.
  • Aliéntale a que se lave los dientes después de cada comida y de la ingesta de dulces.
  • Restringe la cantidad de alimentos que puedan adherirse a los dientes como por ejemplo, dulces, caramelos masticables, caramelos de goma o barras dulces masticables.

El 21 de diciembre, con motivo del Día Nacional del Cáncer Infantil hicimos una cómoda creatividad en nuestro Instagram que os dejamos a continuación por si queréis guardarla en vuestros perfiles.

¡También está disponible en nuestro Facebook!

Maneras de ayudar a que el niño consuma más proteína y calorías

Dietas especiales para niños con cáncer

Es muy frecuente que las necesidades de calorías y proteínas que necesita el niño se vean incrementadas para afrontar el crecimiento y durante el proceso de sanación, además de prevenir la pérdida de peso. Os proponemos algunos consejos para ayudaros a que vuestros hijo o hija se alimente mejor:

  • Ofrécele pequeñas y frecuentes comidas o bocadillos a lo largo del día en lugar de 3 comidas grandes. Los tentempiés ideales son aquellos como crema de cacahuate y galletas saladas, palitos de queso, pudin, flanes, natillas, ates o dulces de membrillo u otra fruta y cereal con leche.
  • Deja que coma lo que le apetezca y asegúrate de incluir alimentos con alto contenido de calorías y proteína. La grasa nos aporta gran cantidad de energía, y nos es muy útil cuando el niño tiene dificultad para ingerir suficientes calorías. Las comidas ricas en grasa, como los frutos secos molidos, hamburguesas, las patatas y croquetas fritas en aceite de oliva, las pizzas y el helado le proporcionan calorías, proteína y otros nutrientes esenciales.
  • Aprovecha el momento del día en el que tenga más apetito para que haga su comida principal aunque no sea la hora más común para hacerlo. Por ejemplo, si tiene más hambre por la mañana, que el desayuno sea su comida más copiosa
  • Evita que tome las bebidas junto con las comidas, porque le llenarán demasiado.
  • Use vasos, tazas y pajitas coloridos para animarle a tomar líquidos a lo largo del día.
  • Corta con moldes de galleta figuras en los emparedados, gelatina, carnes y quesos.
  • Haz caritas divertidas en el plato con frutas y verduras.
  • Sirva los alimentos en recipientes fuera de lo común o en platos con sus personajes favoritos.
  • Hacer picnics en el campo o incluso en el suelo del salón de casa puede ser muy motivador.
  • Siempre que sea posible, anima a tu hijo a planear (puede ser escoger entre dos frutas) y preparar los alimentos.
  • Invita a otros niños a comer o merendar en casa.
  • Los días que tenga consulta médica o tratamiento, prepara comidas nutritivas y no perecederas fáciles de transportar como bocadillos, zumos y postres lácteos.
  • Trata de que en el cole le permitan comer en el aula cuando tenga hambre.
  • Anímalo a estar activo físicamente porque es probable que le abra el apetito.
  • Intenta que coma más cuando se sienta bien.

Cómo añadir proteína a las comidas y meriendas

Productos Lácteos

  • Comer pan tostado o galletas con queso.
  • Añadir queso rallado a las patatas asadas, verduras, sopas, fideos, carnes y frutas.
  • Usar leche en lugar de agua para cocinar cereales y sopas cremosas.
  • Incluir salsas cremosas o salsas de queso sobre sus verduras y pastas.
  • Añadir leche en polvo o evaporada sin diluir a las sopas cremosas, a los purés, al pudín y a los guisos.
  • Incluir yogur o requesón junto con las frutas, batidos y cereales.

Huevos

  • Todos los huevos deben estar bien cocidos para evitar el riesgo de bacterias peligrosas.
  • Nos puede ayudar tener disponibles en huevos cocidos duros en la nevera, de esta forma podemos picarlos y añadirlos a las ensaladas, guisos, sopas, verduras…
  • Los productos pasteurizados substitutos del huevo conforman una alternativa baja en grasa a los huevos comunes.

Carnes, aves y pescado

  • Incluye los restos de carne o pescado a sopas, guisos, ensaladas y tortillas.
  • Mezcla la carne picada en cubos y deshilacha con crema agria y especias para preparar aderezos.

Legumbres, frutos secos y semillas

  • Espolvorea las semillas o frutos secos en los postres como frutas, helados, bizcochos y natillas o flanes. También  sobre vegetales, ensaladas y pastas.
  • Unta crema de cacahuate o de almendra en el pan tostado y frutas.

Alimentos altos en calorías

Mantequilla, aceite y aderezo para ensaladas

  • Derrite mantequilla o vierta con cuchara el aceite para ensaladas sobre las patatas, arroz, pasta y verduras, sopas y guisos.
  • Unta aceite de oliva preferentemente, mantequilla derretida o mayonesa común (no baja en grasa) en el pan antes de agregar otros ingredientes a los emparedados.
  • Utiliza aderezos en las ensaladas.

Productos lácteos

  • Incorpora nata montada a los postres, crepes, gofres o buñuelos, frutas y chocolate caliente…
  • Añade crema agria a las patatas asadas y verduras.

Dulces

  • Añade mermelada y miel al pan, galletas, frutas y yogures.
  • Pon una bola de helado sobre pasteles

Aumento de peso

En ocasiones, el tratamiento puede hacer que tu hijo aumente de peso ya sea por retención de líquidos, aumento del apetito o disminución de la actividad física. En estos casos:

  • Si hay un exceso de líquido consulta con su médico especialista quien decidirá si está aconsejado el uso de un diurético. 
  • Trata de salir a dar paseos a diario si no existe contraindicación médica.
  • Limita el tamaño de las porciones de los alimentos, sirviendo la comida en un plato pequeño de postre.
  • Incluye a diario alimentos vegetales, como verduras, granos enteros, frutas y legumbres semanalmente que desplazarán alimentos más calóricos.
  • Elige carnes magras o sin grasa (aves y conejo) y fomenta el consumo de pescado.
  • Limita el consumo de ciertos alimentos como la mantequilla, mayonesa, refrescos, zumos y bollería industrial o casera y snacks, así como, fast food.
  • Elige comida casera preferiblemente.
  • Opta por métodos de cocinado como horno, papillote, plancha, vapor, cocción o microondas.

Receta batido casero enriquecido

A continuación os dejamos una sencilla receta que puede resultar de utilidad. Se trata de un batido de fácil consumo que puede venirnos bien para tomar dentro y fuera de casa y que seguro gustará nuestra hija o hijo.

INGREDIENTES

  • 200 ml de leche entera
  • 50 ml de nata líquida para montar
  • 3 cucharadas de harina de avena
  • 2 Cucharadas de leche en polvo
  • 1 cucharada de cacao puro

ELABORACIÓN

  1. Calentar la leche, disolver el cacao y batir junto con el resto de ingredientes

*Opción fresquita para el verano:

  1. Sustituir el cacao por ¼ de aguacate, medio plátano, pera, o manzana o un tazón de fresas o cualquier fruta congelada.

En Clínica Diet estamos a tu disposición y preparados para ayudarte a resolver cualquier duda sobre la nutrición. ¡Pídenos información sin compromiso!

INDICE

Más
Noticias

Ir al contenido